martes, 26 de enero de 2016

Disculpas

Por circunstancias personales, de índole familiar, se me dificultó de manera extrema, el preparar la evaluación pautada por Internet.
Pido disculpas por ello y, ante lo inminente de las fechas, los días 28 y 29 de enero haremos la evaluación respectiva en aula y hora de clase respectiva de cada sección.
El examen mantiene su mismo formato: impreso, Verdadero o Falso.

lunes, 30 de noviembre de 2015

INTERESANTE PARA LEER

ELPAIS.COM

El secretario general de la OEA manda una carta abierta al Gobierno de Venezuela a una semana de los comicios legislativos



Hoy, a una semana del acto electoral del 6D vuelvo a hacer un pedido en favor de la paz y de poner fin a la violencia en Venezuela. Los insultos y la impunidad, venga esta de donde venga, no pueden ser la respuesta a un clamor nacional e internacional de igualdad de derechos y justicia electoral.
No es ser basura, señor presidente Nicolás Maduro condenar el asesinato de un político y hacer un llamado a detener ya la violencia en curso en el país, o decir que ''la muerte violenta de toda persona es un hecho execrable que nuestra conciencia no puede admitir. El asesinato de un militante político, además, nos deja a todos más vulnerables, señala que somos todos víctimas reales, no solamente potenciales". Basura sería sostener lo contrario.
Igualmente, no es basura decir que “el asesinato de un dirigente político es una herida de muerte a la democracia, y una sucesión de hechos de violencia política en un proceso electoral es la muerte de mucha democracia”.
Tampoco lo es, hacer referencia “a otros ataques realizados contra otros dirigentes políticos en una estrategia que procura amedrentar a la oposición” y que "en realidad, el temor llega a la sociedad entera y estremece a toda la comunidad internacional".
Y si no le consta, señor presidente de todos los venezolanos, el miedo y la inseguridad de la oposición, entonces debería escucharlos para que se lo digan directamente.
Pido solamente que cada militante y cada estudiante -de la filiación política que sea- puedan salir a expresarse en paz política y socialmente, y pueda estar seguro de volver tranquilo a su casa; que cada político, desde el mejor al peor, sean protegidos, estén a salvo de cualquier atentado por el motivo que sea. Ser basura sería pedir y querer lo contrario.
No es ser basura, pedir al Gobierno actuar ya, pedir el cese de toda violencia; pedir “transformar la contienda electoral en una fiesta y no en un ejercicio de fuerza, violencia y miedo”; pedir "las garantías más absolutas para todos". Serlo sería no reclamar esos derechos.
No es ser basura pedir “restablecer el clima de paz y el respeto a las leyes inmediatamente”, ni querer ponerle fin a "los discursos cargados de amenazas, de pronósticos oscuros y a desarmar a cualquier grupo civil armado, especialmente aquellos que dependen del Gobierno o del partido de Gobierno". Y me petición se refiere especialmente a estos últimos, porque supongo y espero que tenga influencia y poder sobre ellos, señor presidente. En cualquier caso, al país le haría bien despojar a la política de las armas y de la delincuencia.
No es basura señalar que "no debe haber un muerto más, no debe haber una amenaza más", que es "hora de ponerle fin al miedo", que "cada muerto en Venezuela duele hoy en todas las Américas".
Serlo sería ser indulgente con la muerte violenta, con las amenazas, con las razones del miedo; ser basura sería que no dolieran los muertos de Venezuela. Cada muerte nos debe doler, se llame Eleazar Hernández o Pablo Sussoni, Génesis Arguisone o casos del pasado como el de Robert Serra y su pareja, o Eliezer Otaiza, o el más reciente, Luis Manuel Díaz, que murió en un acto de campaña.
Y sobre el caso de Luis Manuel Díaz es urgente -por la naturaleza de crimen político- una investigación del asesinato, y que esa investigación aporte conclusiones irrefutables, igual que es necesario investigar y resolver los casos pendientes de los 43 asesinados en las manifestaciones del pasado u otros casos todavía no resueltos. Eso brindaría seguridad.
Espero que estos principios, señor presidente, no nos separen y me pongan a mí de un lado y a Usted del otro. Y esta respuesta de hoy, no la hago para ponerme a salvo de los intentos de insultarme, Pero prefiero escuchar argumentos.
Me importa la felicidad y la paz de su pueblo. Y deseo, además, que el pueblo venezolano alcance su felicidad durante su mandato, porque la felicidad de los pueblos “no admite la menor demora”, como tampoco sus causas, en el sentido original de la frase del general José Gervasio Artigas.

sábado, 28 de noviembre de 2015

FILOSOFIA DEL DERECHO: DEFINICION

Delgado Ocando la define como:

"LA DISCIPLINA QUE INTUYE LA ESENCIA DEL VALOR JURIDICO, SEGUN UN DOBLE PROCESO DE INTUICION EMOCIONAL Y DE INVESTIGACION EMPIRICA". 

Delgado afirma, reconstruyendo su concepto:

 “ES LA DISCIPLINA QUE ESTUDIA LOS MOMENTOS GENERALES DE LA EXPERIENCIA JURIDICA, MEDIANTE UN DOBLE PROCESO DE DESCRIPCION Y DE REFLEXION TEORETICA SOBRE EL SABER JURIDICO, A FIN DE DETERMINAR LA ADECUADA APLICABILIDAD DE LOS PRECEPTOS SOCIALES A LAS RELACIONES HUMANAS EXTERNAS”.

LOS PRIMEROS FILOSOFOS GRIEGOS

A disposición de ustedes el material de lectura y estudio relacionado con la aparición de la Filosofìa Occidental



GARCIA ASTRADA, Arturo. Introducción a la Filosofía. Multieditora. Primera Edición. 1ra reimpresión Mayo 1986.
PRESOCRATICOS Y SOCRATES (Pág.23)
Los primeros filósofos griegos, se preguntaban, al filosofar, por el fundamento, por el principio de las cosas, por el origen de ellas, que ellos llamaban arjé que significaba “principio, fundamento”. Y ese preguntar por un fundamento de las cosas era consecuencia del asombro que ellos experimentaban ante la presencia de esas cosas, carente cada una de ellas, individualmente considerada, de su propio fundamento. Por ello Platón y Aristóteles consideraban que el asombro era el origen de la filosofía. Pero es importante que desde ya advirtamos que este preguntar por un fundamento está caracterizado desde el nacimiento de la filosofía por una exigencia de buscar y dar razones en lo que pueda decirse como respuesta. Y, además, en esta respuesta hay un sostenido esfuerzo porque estas razones sean inmanentes al mundo y no extramundanas. Esta actitud significa una lucha entre la razón, el logos, contra el mito que había signado a la época anterior. (…). Los dioses fueron deviniendo, fueron transformándose en lo divino, que era inmanente al mundo, que se identificaba con el mundo mismo.
¿Qué era, para los griegos, el fundamento, qué era el origen de todas las cosas? Para ellos era la physis, que luego los latinos tradujeron por natura; era la naturaleza pero en un sentido mucho más amplio del que nosotros tenemos actualmente de ella. (…). Ellos veían que todo surgía de la physis la cual era como una madre que de su seno producía y engendraba todas las cosas: los hombres, los arboles, las piedras, los astros y cuantas cosas hubiera en el universo. Y era a esa misma physis a donde luego de cumplir su periplo existencial todas las cosas iban a desembocar nuevamente. (…)
A esa physys, a esa naturaleza, los primeros pensadores griegos le dieron distintas interpretaciones pero lo importantes es que ellos veían que era la misma naturaleza la que estaba en el origen y constituía la entraña de todas las cosas.
Tales de Mileto, (…), decía que el origen de todas las cosas era el agua. Anaxímenes, (…) sostenía que el aire infinito era el que había dado nacimiento a todas las cosas existentes. (…). Anaximandro, quien no se conformó con identificar a la naturaleza con un solo elemento, pensó que lo que era origen de todo no podía identificarse con ninguna cosa particular, con ninguna cosa finita, con ninguna cosa definida y, por tanto, era lo indefinido con respecto a lo que de él se originaba. A ese fundamento lo llamó, entonces, lo indefinido, lo infinito, to apeiron.
Otro pensador importante que encontramos en esta época fue Pitágoras quien fundó una comunidad filosófica sometida a estrictas leyes para ingresar y mantenerse en ella. En esa comunidad el silencio fue siempre un principio rector y siempre valorado más que cualquier palabra. (…).
Pitágoras y su escuela atribuyeron a los números el ser fundamento y elementos de todas las cosas. (…).
Es decir que el número constituía la esencia de las cosas y éstas se regían por los números. Pero como el número no es más que tomar en diversas formas la unidad entonces decían los pitagóricos que el Uno era el origen de todas las cosas y en ellas estaba. Este Uno origen de las cosas e inmanente a ellas es eterno, único, inmóvil, idéntico a sí mismo. (…).
Heráclito fue llamado el oscuro por la profundidad de sus pensamientos. (…). Daba mucho valor a la propia investigación, al saber que podía obtener de una directa experiencia con las cosas y al que podía obtener buscándose a sí mismo y ahondando en esa búsqueda.
Heráclito se plantea el mismo problema que se han planteado los otros pensadores que hemos ya visto. A él le interesa encontrar un común fundamento de todas las cosas que sea inmanente a las cosas mismas. Encontrar, en definitiva, la Unidad que se esconde tras la multiplicidad que de ella procede.
Las cosas, según Heráclito, están en continuo devenir; constantemente cambiando, constantemente pasando, constantemente dejando de ser lo que eran y llegando a ser cosas distintas. Pero, al mismo tiempo, advierte Heráclito que ese devenir (…) se cumple según necesidad y esa necesidad era la necesidad de la Razón. El devenir estaba regido, pues, por la razón, por el Logos como decía Heraclito, Y a la razón la veía Heráclito, como todo griego, no como algo que estuviera separado del mundo, no como una divinidad trascendente a él sino que esa Razón estaba en el mundo, era intrínseca, inmanente a él. De modo que, de la propia inmanencia del Logos, en el mundo se producían aquellos cambios. Y esta Razón inmanente era para Heráclito, única. (…): la Razón era lo Uno inmanente en la multiplicidad y el cambio. (…)
Parménides fue discípulo de Jenófanes de quien toma, continúa y profundiza una original actitud filosófica. (…) Es común leer en los manuales de historia de la Filosofía que Parménides significa la oposición absoluta de Heráclito y que mientras uno solo pensó en el Ser inmutable, el otro solo pensó en el devenir. Pero esta oposición es falsa. Ser y devenir no pueden ser separados en forma absoluta dentro del pensamiento griego y nosotros ya hemos visto que el problema que acuciaba a Heráclito era, justamente, el Ser del devenir. Lo cierto, sin embargo, es que cuando Parménides piensa la realidad última, es decir el Ser, piensa a éste como Totalidad, ya que nada hay que no sea Ser. Piensa entonces en el Ser en sí mismo, en la mismidad del Ser sin distraer su mirada en las cambiantes manifestaciones de ese Ser único.
Para Parménides el Ser es una totalidad indivisible, única, ininterrumpida, semejante a sí mismo en todas sus partes. (…) La tesis fundamental del mismo radica en afirmar que el pensamiento, sin ninguna clase de error capta el Ser y que pensar –noeim- es pensar el Ser. El pensamiento no puede afirmar sino que el Ser es y que es imposible que no sea y que el no ser no existe.(…)
En el Ser parmenídeo podemos advertir los siguientes atributos:
  1. El Ser es único e inmutable. Toda la realidad es Ser y el Ser solo consigo mismo puede limitar.
  2. El Ser es eterno: no ha tenido comienzo ni tendrá fin pues si los tuviera más allá de ambos habría no-ser, lo cual es imposible porque el no-ser no existe ni es pensable; el Ser está en un eterno presente.
  3. Es inmóvil. Para que haya movimiento tiene que haber un espacio en el cual una cosa puede moverse. Pero fuera del Ser no hay nada donde éste pueda desplazarse porque el Ser es Todo.
Empedocles afirmaba la eternidad del Ser al cual no alcanzaba ni nacimiento ni muerte. Estos solo eran unión y separación, mezcla y cambio de los elementos de las cosas: el fuego, el agua, la tierra y el aire. La unión y la separación estaban regidas por dos fuerzas, el Amor y la Discordia que cumplían sus funciones en eterno y repetido ciclo.
También estaba Anaxágoras quien igualmente afirmaba que es imposible que el Ser no sea. Para Anaxágoras el universo se origina en el Espíritu –Nous- quien rige todos sus cambios y modificaciones.
Leucipo y Demócrito, fundadores de la teoría atomista quisieron conciliar al Ser uno e inmóvil que piensa la razón con la pluralidad y movimiento que testimonian los sentidos. Esta conciliación estaba para ellos en el átomo. El átomo tenía las características del Ser parmenídeo, o sea que necesariamente era uno e inmutable pero con la diferencia que esta unidad se repetía y se multiplicaba hasta lo infinito. Los átomos, siendo cada uno una unidad inmutable, constituían la estructura última de la realidad.
Los SOFISTAS.- Fueron maestros que recorrían las ciudades griegas enseñando a los jóvenes – y cobrando por sus enseñanzas- para que pudieran actuar en política y dirigir los negocios del Estado. (…) surgieron como consecuencia de la necesidad que se advertá de educar a los conductores de un pueblo en creciente proceso de democratización. (…). Interesaba no enseñar un contenido de verdad sino el arte de la persuasión. Por ello el sofista estaba pendiente del público que escuchaba sus enseñanzas y la verdad se identificaba con la aceptación que su enseñanza había obtenido en ese público. (…). Pero (…) hacía falta conocer al hombre, conocer la naturaleza humana. Por ello la especulación se ve desplazada, con la actitud de loa sofistas, desde la physis como fundamento de todas las cosas a una physis determinada, a la physis humana, a la naturaleza del hombre. A esta physis los sofistas tratan de restaurarla en toda su origineidad y para conseguirlo luchan contra las tradiciones, las costumbres, las leyes que la habían ido ocultando.
A la physis había que formarla y educarla para la conducción política y para el éxito. Había que dotar a la naturaleza del hombre de una especial virtud –arete- y ello se conseguía por medio del saber. Pero para conseguirlo no interesaba transmitir contenidos objetivos del saber; interesaba fundamentalmente la educación formal de la inteligencia para que adquiriera destreza y técnica en defender cualquier argumentación. (…) Los Sofistas hacen afirmaciones acríticas y por tanto dogmáticas, aunque estas afirmaciones sean negativas. (…); el sofista afirma o niega sin ningún rigor ni método. Uno de los más famosos sofistas, Protágoras, afirmaba que el hombre era la medida de todas las cosas: “el hombre es la medida de todas las cosas, del ser de las que son, del no-ser de las que no son”.
(…) Los Sofistas se asomaron a la subjetividad, a la estructura interna del espíritu y desde allí, con un adiestrado manejo del pensamiento, tenían respuesta para todo y todo, por contradictorio que fuere, lo demostraban.

SOCRATES.- En contraposición a los sofistas que enseñaban que el hombre individual con su individual razón era la medida de todas las cosas y caían, por ello, en un total relativismo, nos encontramos con SOCRATES, para quien la razón individual sólo era tal en la medida que participaba y era un eco de la razón común, del Logos único y común a todos los hombres.
La formación de Sócrates fue consecuencia de su experiencia personal, de su meditar, de su trato con los hombres y las cosas. En tal sentido se lo puede considerar un autodidacta.
Más de una vez fue confundido con los Sofistas, sin embargo fue el más agudo crítico de ellos.
Diferencias:
  1. Frente al conocimiento relativo de los Sofistas fundado en la razón individual del hombre, medida de todas las cosas, está el conocimiento universal postulado por Sócrates y fundado en el Logos universal al cual cada hombre debe seguir.
  2. La enseñanza de Sócrates no está dirigida a una profesionalización de la habilidad persuasiva para hablar y dirigir masas, sino a formar el alma de los hombres en la ciencia y la virtud.
  3. La enseñanza de Sócrates no está restringida a una élite, la élite de la clase dirigente, sino que se dirige a cualquier hombre que quiera escucharle.
  4. Mientras los sofistas cobraban por su enseñanza, (…), Sócrates no quería recibir dinero por ella y pensaba que era su obligación de ciudadano transmitirla gratuitamente.
  5. Mientras los sofistas habían visto en la ley –nomos- el resultado del arbitrio humano y la habían opuesto a la naturaleza –physis- conduciendo a la sociedad a un paulatino proceso de desarraigo y disolución, Sócrates afirma que las leyes se fundan en la voluntad justa de los dioses y, en última instancia, en el Logos universal. Considera al hombre (…) inserto en su ciudad, en la polis, a cuyas leyes debe obediencia porque es un animal político.
Lo justo llega a identificarse en él con aquello que está concorde con la ley, o sea, lo legal: “Lo justo, dice, es lo legal. Justo es quien obedece a las leyes de la ciudad, injusto quien las traspasa. Lo justo es lo que ordena la ciudad”.
La sabiduría (…) es propiedad de los dioses. Los hombres, debido a sus propias limitaciones, no la poseen y porque no la poseen la buscan.(solo pueden ser amigos, amantes de la sabiduría, como lo dijo Pitágoras). Sócrates tiene conciencia de esa limitación, tiene conciencia de que no es sabio y (…) de que nada sabe. “Yo solo sé que no sé nada” decía. El sabía que nada sabía y resultaba, entonces, que por esa pequeñez, por ese saber de su propia ignorancia que los otros no tenían, él era el más sabio.
La actitud de Sócrates es enseñar a aprender, enseñar a alumbrar y encontrar las ideas que están en la mente de los hombres. La verdad no puede ser impuesta por el maestro sino que debe ser reconocida por el alumno.
Sócrates es el primero en la historia del pensamiento que introduce (…) la preocupación por un método. El suyo, con sus dos momentos de refutación y mayéutica, está presidido por el ejercicio de la razón, por un ininterrumpido razonamiento al cual debe someterse toda afirmación. (…)
El método socrático está dirigido a obtener un conocimiento científico y, por tanto, inmutable y universal. (…) se vuelca al interior de la conciencia del hombre. Su preocupación la centró exclusivamente en el problema moral.
Sócrates busca en medio de la mutabilidad lo inmutable, en medio de la diversidad la unidad; busca, en suma la esencia y concepto de las cosas que nos permita tener una correcta definición de ellas.


sábado, 14 de noviembre de 2015

LA PALABRA DERECHO

La siguiente noción que debemos conocer es DERECHO.
¿Se puede definir qué es Derecho?

El siguiente material (click en el enlace) nos va a dar una visión multiple de la palabra y nos permitirá comprender un poco más el significado.

https://app.box.com/s/fa8yr1jw8cfnhs2q1zjpf5i7fhc6i1bl

lunes, 2 de noviembre de 2015

PLAN DE EVALUACION

En cada corte realizaremos TRES (3) EVALUACIONES, con la siguiente ponderación:
1ra evaluación = 25% (5 ptos), 
2da evaluación = 25% (5 ptos) y 
3ra evaluación = 50% (10 ptos) 

Cada evaluación se hará sobre el puntaje indicado (5, 5 y 10) de forma que la suma directa de los puntos obtenidos en cada evaluación será la nota definitiva de cada corte.

La 1ra y 2da evaluación las realizaremos a través de www.edmodo.com, para lo cual deberán registrarse siguiendo las instrucciones del profesor de la materia.

EL PROGRAMA. 1ER CORTE

Siempre se debe seguir una guía referencial para llevar la coherencia en el contenido de cualquier materia de estudio, nos da cierto orden: el programa

En una primera parte de Introducción a la Asignatura, debemos analizar los siguientes aspectos:

1. Origen Histórico de la Filosofía.
2. Conceptualización de la Filosofía y Filosofía del Derecho.
3. Aparición del término Filosofía del Derecho
4. Sentido y Función de la Filosofía del Derecho

Para pasar a estudiar la FILOSOFIA DEL DERECHO ACTUAL, a través del estudio de los siguientes temas:

Jusnaturalismo y positivismo jurídico. Conceptos. Diferentes Posiciones
El pensamiento de Kelsen. 
La Crisis del Racionalismo Jurídico. Crisis de la Modernidad
Dimensión Material y Normativa del Derecho.

Ahora bien, este es sólo un punto de inicio al conocimiento...