viernes, 12 de diciembre de 2014

PLANTILLA DE RESPUESTAS SEC 303 Y 305

OBSERVACION:
La evaluación realizada tiene un peso de 50% del total de la nota del 1er corte, en otras palabras: 10 ptos.
Por error involuntario, se colaron en el conjunto de preguntas DOS (2) cuyo contenido está en las guías que no fueron tomadas en cuenta para la evaluación: la pregunta Nº 14 y la Nº 18 no serán tomadas en cuenta al momento de la corrección.

La sumatoria de la evaluación del corte la haremos de forma acumulativa: 
el exámen será valorado de 1 a 9 - POR ESTAR ANULADAS DOS (2) PREGUNTAS. El punto faltante lo incorporamos al taller aula Nº 2

exámen   50%  = 1 a 9
trabajo  Nro 1   = 1 a 3
trabajo  Nro 2   = 1 a 3
taller aula Nº 1 = 1 a 2
taller aula Nº 2 = 1 a 3


PLANTILLAS DE RESPUESTAS – EVALUACION FECHA  11/12/2014


1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
F
V
V
F
V
V
F
F
F
F
V
F
F

V
F
V

F
F

MENSAJE

Cada día implica alguna novedad en el día a día de cada uno de nosotros: ningún día vivido fue igual a otro y ningún día por vivir será igual a otro.
Siempre habrá algo nuevo, distinto ... aunque tengamos una rutina.

Les deseo una Feliz Navidad y un Año Nuevo 2015 lleno de salud y satisfacciones...

Noticias:

EVALUACION 1er LAPSO y recepción de TRABAJO ASIGNADO

Secciones 307, 309 y 311 => día Miércoles 14/01/15
Secciones 302 y 304 => día Viernes 16/01/15

EVALUACION REALIZADA y TRABAJO ASIGNADO recibido
Secciones 303 y 305
Pendientes de la plantilla de respuestas HOY
Los trabajos fueron recibidos. Trabajos entregados en enero 2015 tendrán menor ponderación.

jueves, 11 de diciembre de 2014

DEFINICION DE FILOSOFIA DEL DERECHO

(…), (…) la Filosofía del Derecho es conciencia del universal jurídico, comprendiendo tanto el resultado de la experiencia jurídica como el de la especulación de la sustancia ideal de lo jurídico. Es decir, que el filósofo del Derecho está atento a auscultar la realidad social, agrupando las singularidades que nos ofrece y obteniendo sus rasgos comunes; y, a la vez, supera el campo de la investigación empírica para alcanzar el terreno de la especulación filosófica, captando los valores que se proyectan en el mundo jurídico. Así, en este sentido, nos dice Delgado Ocando que Filosofía del Derecho "es la disciplina que intuye la esencia del valor jurídico, según un doble proceso de intuición emocional y de investigación empírica (sentimiento puro y conciencia descriptiva del dato), determinando así (vivencia de la juridicidad de la conducta conforme a la norma ideal) la adecuada aplicabilidad de los preceptos jurídicos a las relaciones humanas externas"; si bien en esta definición se advierte una orientación fenomenológica, por cuanto se considera que el jurista ha de tender a captar los "valores jurídicos‛’ mediante el método de la "intuición" y el proceso del descubrimiento de las "vivencias" de la juridicidad, que es lo que le queda al jurista al enfrentarse con su objeto de investigación. Además, se observa una influencia de la teoría egológica, cuando destaca a la "conducta" en lo que tiene de normativo para buscar la adecuación de las normas jurídicas a los hechos humanos.
Giorgio Del Vecchio, después de habernos dicho los temas o investigaciones que la Filosofía del Derecho comprende (lógica, fenomenológica y deontológica), nos da el concepto que sigue: "es la disciplina que define el Derecho en su universalidad lógica, investiga los fundamentos y los caracteres generales de su desarrollo histórico, y lo valora según el ideal de la justicia trazado por la pura razón". Esto es, en esta definición se toman en cuenta -como tendremos ocasión de ver- tanto el método racional como el empírico; o sea, lo mismo la elucubración ”a priori" que el recuento ‛‛a posteriori", mediante el cual se selecciona el material jurídico a través de la historia para después confrontarlo con el valor de la justicia y establecer así su valoración. Por ende, si en la definición de Delgado Ocando nos movemos en la esfera del valor jurídico, aunque posteriormente utilicemos la investigación empírica, Del Vecchio nos hace penetrar, a través de un dual proceso racional y empírico, en el mundo lógico (a lo kantiano), en el mundo histórico y en el mundo moral (por medio de la justicia). Empero, ambos autores coinciden en atribuir a la Filosofía del Derecho la más alta dignidad de las ciencias, situándola en la más alta región de los valores, que únicamente puede alcanzarse mediante un proceso cognoscitivo racional e intuitivo.
De aquí que nosotros esclarezcamos la definición que dimos anteriormente, diciendo que Filosofía del Derecho es: ‛‘la ciencia suprema que se remonta al ámbito de lo universal, mediante un doble proceso cognoscitivo intuitivo y racional, que lleva a comprender el mundo de los valores jurídicos y las exigencia de la realidad social, tratando de ajustar esta última a los cánones del Derecho natural, para que de este modo predomine el bien común en todos las actividades de la sociedad humana".
(…).

(Fuente: RODRIGUEZ-ARIAS, Lino. Ciencia y Filosofía del Derecho)

lunes, 8 de diciembre de 2014

CRISIS DE LA FILOSOFIA DEL DERECHO

CRISIS DE LA FILOSOFIA DEL DERECHO
Las ideas de Rousseau sobre el derecho natural, fueron recogidas y desarrolladas por Emmanuel Kant. Podemos decir que con el pensamiento de este autor la ESCUELA CLÁSICA DEL DERECHO NATURAL alcanzó su máximo desarrollo. Sobrevino después la llamada "crisis de la filosofía del derecho" por obra principalmente de la "escuela histórica del derecho", fundada por Friedrich Carl von Savigny, y del positivismo jurídico que se dividió en varias escuelas: la utilitarista de Jeremy Bentham, la finalista de Rudolf von Jhering, la analítica de John Austin, Ia purista de Hans Kelsen.

ESCUELA HISTORICA DEL DERECHO

Su más connotado representante fue Savigny. De acuerdo al criterio de este autor, el Derecho es producto de las fuerzas naturales de la sociedad y tiene sus raíces en las costumbres y en la fe o espíritu popular.
Por tanto, según los historicistas, el Derecho no es otra cosa que la expresión de las costumbres y del espíritu popular.
Savigny tuvo oportunidad de defender la tesis de que el Derecho es dependiente de la costumbre y del carácter del pueblo en un escrito intitulado "De la vocación de nuestro tiempo para la legislación y la jurisprudencia" dirigido a combatir las ideas sustentadas por quienes pretendían unificar el derecho alemán mediante la elaboración de un Código común a todos los pueblos germánicos. En esta obra, Savigny se yergue contra la opinión profesada por un denso sector de jurisconsultos de la época, según quienes el Derecho tenía como única fuente la Ley y, emanaba sólo de la potestad suprema del Estado. En este sentido, impugnó Savigny la tesis de que era necesario dictar códigos racionales, sedicentemente perfectos y libres de toda influencia histórica. Por el contrario, Savigny, estimaba que el Derecho, lejos de ser una creación arbitraria del Estado, está condicionado históricamente, ya que es un producto del espíritu del pueblo, del cual es expresión inmediata la costumbre.


DELIMITACION DEL CONCEPTO DEL DERECHO


Las ciencias se elaboran y se desarrollan a partir de ciertos presupuestos que los científicos, en cuanto tales, no pueden explicar.

Lo mismo sucede con el jurista, el juez o el abogado; pueden decir si una relación jurídica está de acuerdo o no con la ley, esto es, sobre que sea Derecho; no están en condiciones de definir lo que es Derecho y cuál es el criterio universal mediante el cual se puede reconocer en general lo justo y lo injusto.

Esto porque el científico del Derecho presupone ya la vigencia de la regla jurídica; el jurista, en cuanto tal, no puede dar una definición del Derecho, porque en el instante en que lo haga se coloca en un momento lógicamente anterior a su misma ciencia.

He aquí un objeto que las ciencias no estudian: las Ciencias mismas puestas como objeto.

Luego, por consiguiente, la determinación de la esencia del derecho es el problema primordial de la materia filosófica; pues las disciplinas jurídicas especiales: Derecho civil, Derecho penal, Derecho administrativo, Derecho Comercial, etc., lejos de enseñarnos qué es el Derecho, lo dan por definido y limítanse a exponer y sistematizar grupos aislados de normas.

Entendamos varias ideas, dentro del primer contexto planteado en la lectura: a) el científico del derecho o jurista es el aplicador del derecho, aquel que lo invoca en el ejercicio de la actividad jurídica. b) siendo científicos vamos a asumir, cual dogma, la vigencia plena del derecho que alegamos o invocamos, sin valoración o crítica al mismo: damos por válida y correcta la norma jurídica. c) si dudamos del presupuesto jurídico, estaremos haciendo ya un juicio o crítica a la noción de DERECHO, que es un concepto inacabado, cambiante, es decir, salimos del campo científico para entrar en el campo especulativo, el filosófico, a la búsqueda de la respuesta: ¿Qué es derecho?

FILOSOFO = BUSCA RESPUESTAS  <<<< CIENTIFICO = APLICA CONOCIMIENTO

El problema de un concepto universal del Derecho procede del POSITIVISMO, de la teoría general del Derecho y, sobre todo, del neo-kantismo, que depuró las afirmaciones positivistas en el crisol de la crítica del conocimiento y, de este modo, llegó a afirmar el carácter aprioristico del concepto del Derecho con respecto a los más variados datos que puede ofrecernos la EXPERIENCIA JURIDICA. Por eso ¬como nos dice Juan Llambias de Azevedo¬ el centro de gravedad de la Filosofía del Derecho no está en la delimitación del concepto del Derecho Positivo, como piensa el positivismo. El Derecho positivo no es el problema, sino el fenómeno que plantea problemas. Luego, si en un sentido muy amplio aquella determinación pertenece como tema introductivo a la Filosofía del Derecho, su tema medular no es ése, sino los principios o fundamentos del Derecho positivo.

Este es el momento que, principalmente, corresponde a dos juristas de renombre: Rudolf Stammler y Giorgio Del Vecchio. La afirmación de ambos es idéntica; hay un concepto del Derecho que es siempre anterior a cualquier dato jurídico positivo; esto es, para poder llegar a seleccionar los distintos datos o elementos que nos ofrece la realidad social, se necesita previamente tener formado un criterio jurídico; saber cuáles son las notas esenciales que han de constituir la noción del Derecho, para después ser capaces de distinguir y separar los elementos esenciales de los accidentales en lo jurídico.

Ambos juristas proceden de Kant;

Stammler pertenece a la Escuela de Marburgo; al Kant de la critica de la razón pura. Su iusnaturalismo es meramente una fórmula -como tendremos ocasión de ver, cuando nos refiramos a su posición al estudiar el Derecho natural-; defiende la existencia de un Derecho natural de contenido variable; es decir, un Derecho natural desprovisto de contenido, un mero molde donde caben toda clase de contenidos.

Del Vecchio, más independiente, más íntegramente kantiano y con influencia de la “philosophia perennis”, es menos formalista y profesa abiertamente la fe en el Derecho natural. Así Viglietti considera que Del Vecchio, cuando se refiere al valor del a priori, no reduce la investigación al problema gnoseológico, pues se ocupa del problema deontológico en la segunda fase de la actividad especulativa, especialmente en la identificación del Derecho natural con la idea del Derecho y en las consideraciones en torno a los nexos entre Derecho y justicia, no faltando tampoco referencias al problema ontológíco. Por ello, si el idealismo refunde los tres órdenes de investigación en uno solo, mientras para los neokantianos la indagación ontológica no tiene valor alguno, evidentemente el pensamiento delvecchíano, aun bajo este aspecto, no entra en el cauce del idealismo y se destaca notablemente de la corriente neokantiana. Nos da una definición del Derecho en la que recoge la inherencia de la posición jurídica a un principio ético, denotándose así su superioridad sobre el concepto formal de Stammler. Para Del Vecchio el Derecho es un principio de valoración práctica, porque se refiere al obrar, a las acciones, por lo que lo define como la "coordinación objetiva de las acciones posibles entre varios sujetos, según un principio ético que las determina, excluyendo todo impedimento". Como vemos, su definición se inspira en la de Kant, lo cual él de otra parte no niega, pues la considera una de las más perfectas.

domingo, 7 de diciembre de 2014

IUSNATURALISMO: CORRIENTE DEL DERECHO NATURAL

IUSNATURALISMO: CORRIENTE DEL DERECHO NATURAL

De acuerdo al criterio de los autores incluidos en esta corriente, el Derecho está basado en la naturaleza humana; existen ideas permanentes y válidas hasta la eternidad que se expresan a través del Derecho. Esta corriente sostiene que existe un tipo de Derecho absoluto e inmutable que es el Derecho Natural.

A) La corriente del Derecho Natural es encontrada ya en Grecia, donde alcanza su máximo exponente en Aristóteles.
Aristóteles diferencia entre la “physis” o necesidad basada en Causas naturales (que integrarían el conjunto de factores permanentes y universales del Derecho); y el “nomos”, formado por elementos inestables, variables, establecidos generalmente por convención.
Igualmente considera Aristóteles el concepto de la justicia y cree que pueden darse dos modalidades de ella: la justicia natural, que es de carácter universal y que responde al concepto de Derecho Natural absoluto, que nace con la "physis"; y la justicia convencional, que es de carácter particular.

B) La corriente del Derecho natural alcanza preponderancia con la Escuela Estoica, de acuerdo a la cual se afirma que el Derecho es una Ley de la razón y en la razón están todos los elementos permanentes que lo configuran. Puede admitirse que ha sido debido a la influencia de esta escuela por lo que surgió en Roma la diferenciación entre jus gentium, de carácter universal en razón de que su esencia se halla constituida por el Derecho Natural, y el jus Civile.

C) Con Santo Tomás de Aquino, la corriente del Derecho Natural adquiere singular importancia.
Santo Tomás de Aquino es un precursor de la Sociología del Derecho en razón de su estudio acerca de los diversos tipos de leyes que rigen en el mundo.
Según el Doctor Angélico la ley puede ser definida como "una regla y medida de los actos que induce al hombre a obrar o lo retrae de ello dada por la razón práctica, para ordenar las acciones al bien común o bienestar de la colectividad, promulgada dicha regla por la multitud en su totalidad o por aquel que la representa".
Subordinados a este concepto genérico de ley, Santo Tomás distingue tres tipos de leyes, a saber:

1a) Ley Eterna. Es la razón que gobierna todo el universo y preexiste en la mente divina del Creador del mundo. Esta Ley, en su esencia, es conocida únicamente por Dios pero, no obstante ello, todos los hombres (criaturas racionales) la conocen en parte, en virtud de una irradiación o participación.

2a) Ley Natural. No es otra cosa que esa participación que tienen las criaturas de la Ley Eterna. Por razón de esa participación (o sea, de esa Ley natural) todos los seres creados tienden a ejecutar sus fines y a realizar determinados actos de una manera natural. La participación o irradiación de la Ley Eterna se verifica en los seres humanos de un modo más perfecto, debido a que el hombre es una criatura racional y en base a esa razón humana puede participar el hombre de la razón eterna y de la divina providencia. En propiedad puede decirse que la Ley Natural es la participación del hombre en la Ley Eterna, toda vez que ley es cosa de razón y el único ser provisto de razón es el hombre.
La Ley Natural "no brinda al hombre, como regla de conducta, sino algunos primeros principios muy generales, evidentes e indemostrables, que por si solos son insuficientes para regular los múltiples aspectos de la vida social. Es necesario, por consiguiente, que la razón proceda a complementar adecuadamente dichos principios de la Ley Natural, excesivamente generales, con aplicaciones particulares". En virtud de tal procedimiento, surge:

3a) Ley Humana. Es aquella constituida por el hombre, al hacer aplicaciones concretas particulares, a base del contenido general de la Ley Natural.
De acuerdo con la teoria de Santo Tomás es en orden a la elaboración de la Ley Humana cuando la vida social aporta su contribución. En efecto, el hombre, al hacer particulares aplicaciones de la Ley Natural, toma en cuenta la realidad social viva.

Al proceder en esta forma, o sea, al elaborar ­por deńvación de la Ley Natural- la Ley Humana, procede el hombre de acuerdo a dos vías:

1) Por vía de Conclusión, según que la Ley Humana represente la resultante de premisas de la Ley Natural, como conclusiones de un silogismo. Así sucede cuando el precepto particular se encuentra contenido implícitamente en el general y no constituye sino la explicación del mismo por vía puramente racional y deductiva. Por ejemplo: la ley "no mates" es consecuencia del principio "no hagas mal a nadie".
2) Por vía de determinación, cuando la Ley Humana constituye una ulterior especificación de lo que está afirmado en general en la Ley Natural. Sería entonces, por ejemplo, el caso de determinar la sanción que deba imponerse a quien viole un principio contenido en la Ley Natural.

Intimamente ligado a la concepción de la Ley. Se plantea Santo Tomás de Aquino el problema sobre la observancia y obediencia de la Ley Humana, cuando ésta se encuentre en contradicción con la Ley Etema o la Natural. "Según la doctrina tomista, la ley humana debe ser obedecida aun cuando no sea del todo conforme con el bien común, es decir, aunque constituya un daño, por razón de la conservación del orden; pero no debe, en cambio, ser obedecida, cuando implica una violación de la ley divina. Tal seria, por ejemplo, una ley que impusiera un culto falso.

D)               Escuela Racionalista. Otra época del florecimiento del Derecho Natural se inicia con esta escuela, en la cual hallamos tres vertientes:

(a) La primera vertiente encuentra en Puffendorf su máximo representante. Este opina que en el hombre hay un sentimiento de egoísmo, que se traduce en la satisfacción de sus necesidades y una tendencia natural a la asociación.
Con el fin de obtener el cumplimiento de ambos fines, deben darse dos pactos: a) por una parte los individuos someten su comportamiento a las normas establecidas por la comunidad; b) los gobernantes se obligan a cuidar de la seguridad de los individuos que forman el grupo.
En tal virtud, la garantía de la aplicación del Derecho Natural -inmutable- está en los gobernantes, quienes pueden asegurar su cumplimiento, a través de diversos medios.

(b) La segunda vertiente está integrada por aquellos que estiman que la garantía de los derechos naturales que posee el hombre estaría consagrada por la separación de los poderes dentro del Estado.
En esta vertiente debe mencionarse a Montesquieu (Carlos de Secondat) quien en su famosa obra «El Espíritu de las leyes» publicada en 1748, establece la interdependencia entre el Derecho y la vida social. Para Montesquieu, a diferencia de lo que pensaban los racionalistas, el cumplimiento cabal de las leyes está condicionado por las realidades sociales que cambian de pueblo a pueblo.
Según Montesquieu, el hombre tiene por naturaleza el derecho a la igualdad.
Para el cumplimiento de las garantías de igualdad, se requiere de un pacto social en el cual se establezca la división de los poderes, pero en una forma tal que entre ellos se mantenga un principio de reciprocidad y equilibrio. En esta forma tendrán eficaz aplicación los postulados del derecho Natural.

La tercera vertiente de la Escuela Racionalista se constituye con quienes creen que el hombre es detentador de ciertos derechos naturales, los cuales obtienen su garantía a través de la mayoría de los individuos que integran la sociedad.
Esa teoría, que políticamente se traduce en la Democracia, es sostenida principalmente por J.J. Rousseau, quien opina que el poder del Estado y de la sociedad radica en la mayoría del pueblo, cuyo principio fundamental es el de la voluntad general. En base a esto, la ley, para ser considerada como justa, es decir, como conforme en un todo con los postulados del Derecho Natural, debe responder al principio fundamental de la vida del pueblo mismo (o sea, la voluntad general) y esa ley, como obra del pueblo, debe satisfacer las necesidades de éste.