.

.
.

viernes, 14 de noviembre de 2014

EL DERECHO EN LA HISTORIA

EDAD ANTIGUA
En el siglo V a.C. los sofistas pusieron en discusión el origen divino del derecho. Surgió así la pregunta sobre si la justicia (diké) y las leyes (nómoi) se fundaban en la naturaleza o eran el producto de una convención establecida por el hombre. Para Platón el derecho y la justicia encuentran su fundamento en la idea universal y eterna del Bien. Por su parte, Aristóteles concebía la justicia en parte como virtud social y en parte como derecho emanado de la naturaleza. Los representantes del estoicismo hicieron referencia al concepto de derecho natural (phýsei dikáion) o ley no escrita (nómos ágraphos), subrayando que todos los hombres son por naturaleza libres e iguales. A partir de la reelaboración de la teoría platónica de las ideas brotó la imagen de un orden jurídico que se materializa en un Estado cosmopolita. 

EDAD MEDIA
Durante la edad media, la investigación filosófica sobre el derecho se mezcló con la relativa a la virtud en el sentido moral, con la reflexión sobre el poder político, sobre la relación entre derecho natural y derecho divino. El escolasticismo recogió a su vez el concepto de derecho natural como ley emanada de Dios (lex divina). Para santo Tomás de Aquino se sigue la obligación de evitar el mal y hacer el bien, es decir, obrar en beneficio de la comunidad. A diferencia de la Iglesia católica, las iglesias protestantes sostendrían posteriormente que a causa del pecado original el hombre no está ya en grado de reconocer inequívocamente la ley divina, por lo que el cristiano debe someterse a la humana (lex humana).

EDAD MODERNA
En los albores de la edad moderna, el filósofo italiano Nicolás Maquiavelo expuso en su principal obra, El príncipe (1532), la teoría de que el gobernante no debe regir sus actos por normas morales o procedentes del derecho natural, sino que debe reconocer como única guía el bien del Estado. Por su parte, Jean Bodin propugnó que el Estado debe asumir la soberanía absoluta (summa potestas) sobre el pueblo. Contra el concepto de razón de Estado argüido por los anteriores fueron formuladas las teorías contractualísticas de Althusius (según el cual la soberanía descansa en el pueblo) y el iusnaturalismo de Hugo Grocio, que definió la injusticia como aquello que parece contrario a la comunidad de los seres sensitivos. Con Samuel von Pufendorf, quien aplicó al derecho el método deductivo de las ciencias matemáticas, adquirió valor el concepto de respeto recíproco. 
En su tratado más famoso, Leviatán (1651), Thomas Hobbes señaló formalmente el paso de la doctrina del derecho natural a la teoría del derecho como contrato social. Según este filósofo inglés, en la condición de estado de naturaleza todos los hombres son libres, y sin embargo viven en el perpetuo peligro de que acontezca una guerra de todos contra todos. Desde el momento en que la sumisión por contrato de un pueblo al dominio de un soberano abre una posibilidad de paz, no la verdad, sino el principio de autoridad (en tanto que garante de la paz) constituye el fundamento del derecho. 
Frente a Hobbes, John Locke subrayó los derechos naturales del individuo frente a la autoridad del Estado. Su apelación a la libertad, a la igualdad y a la defensa de la propiedad privada, así como la doctrina de la separación de poderes del Estado que Charles-Louis de Montesquieu expuso en El espíritu de las leyes (1748), ejercitaron un influjo determinante sobre los acontecimientos políticos que desembocaron en la Declaración de Independencia estadounidense (1776) y en la Declaración de los Derechos del hombre y del ciudadano (1789) francesa. En el mismo periodo, en relación con las reflexiones del escocés David Hume, el filósofo alemán Immanuel Kant alumbró una distinción más estricta entre la esfera ética y la esfera del derecho, haciendo una clara diferencia entre una ley que obliga sólo interiormente y otra que contempla las acciones externas del individuo. 

SIGLO XIX
Friedrich Karl von Savigny, fundador de la escuela histórica, no concebía el derecho como expresión de una única razón universal sino como directa emanación del espíritu de cada pueblo, desarrollándose históricamente como una totalidad orgánica. A su lado, Georg Wilhelm Friedrich Hegel entendía el derecho como expresión del espíritu objetivo, cuya progresiva adquisición de autoconciencia tiende al fin último de la libertad. La elaboración de la doctrina del derecho parte del momento de la legalidad (el reconocimiento de otro como personalidad jurídica), pasando por el momento de la moralidad (Moralität, reconocimiento del otro como personalidad moral) para llegar en la eticidad (Sittlichkeit, el Estado como realización de una eticidad intersubjetiva). 
Mientras, en el sentido materialista, Karl Marx concebía el derecho como superestructura de las relaciones de producción. 
Con el utilitarismo de Jeremy Bentham y John Stuart Mill nació en Gran Bretaña una nueva interpretación del derecho, destinada a convertirse en la predominante en el ámbito anglosajón. El derecho se convirtió en la expresión de intereses enfrentados y se desarrolló el concepto de “jurisprudencia de los intereses”, de la que seguidamente se separó la sociología del derecho como disciplina autónoma. 

SIGLO XX
En neto contraste con la visión de los utilitaristas, Hans Kelsen fundó el positivismo jurídico en 
Teoría pura del Derecho (1935), donde identificaba el derecho como un sistema de normas que debe estar separado de los fundamentos teóricos de la realidad, descrita mediante los conceptos de tiempo, espacio y causalidad; la esencia del derecho debe buscarse exclusivamente en el sistema normativo jurídico, sin recurrir a categorías sociológicas o políticas. Para Kelsen, el juiciojurídico es el resultado de la interpretación normativa, y la interpretación de normas jurídicas dentro de un sistema jurídico conduce a su vez a las normas fundamentales (como las constituciones). 
En una de las contribuciones más significativas del siglo XX a la filosofía política y del derecho, Teoría de la Justicia (1971), John Rawls expuso su doctrina, que presupone un contrato social equitativo como fundamento de una sociedad justa. Un ordenamiento político verdaderamente justo, según Rawls, sería aquél en el que cada miembro de la comunidad aceptase suscribir el contrato social antes incluso de saber qué papel se le asignará en aquél. Oponiéndose a Rawls, Robert Nozick teorizó acerca de un “Estado mínimo”, en el que no existe una autoridad central legitimada para redistribuir recursos y dinero a favor de las clases menos favorecidas. 

DEFINICION DE FILOSOFIA DEL DERECHO

(…), (…) la Filosofía del Derecho es conciencia del universal jurídico, comprendiendo tanto el resultado de la experiencia jurídica como el de la especulación de la sustancia ideal de lo jurídico. Es decir, que el filósofo del Derecho está atento a auscultar la realidad social, agrupando las singularidades que nos ofrece y obteniendo sus rasgos comunes; y, a la vez, supera el campo de la investigación empírica para alcanzar el terreno de la especulación filosófica, captando los valores que se proyectan en el mundo jurídico. Así, en este sentido, nos dice Delgado Ocando que Filosofía del Derecho "es la disciplina que intuye la esencia del valor jurídico, según un doble proceso de intuición emocional y de investigación empírica (sentimiento puro y conciencia descriptiva del dato), determinando así (vivencia de la juridicidad de la conducta conforme a la norma ideal) la adecuada aplicabilidad de los preceptos jurídicos a las relaciones humanas externas"; si bien en esta definición se advierte una orientación fenomenológica, por cuanto se considera que el jurista ha de tender a captar los "valores jurídicos‛’ mediante el método de la "intuición" y el proceso del descubrimiento de las "vivencias" de la juridicidad, que es lo que le queda al jurista al enfrentarse con su objeto de investigación. Además, se observa una influencia de la teoría egológica, cuando destaca a la "conducta" en lo que tiene de normativo para buscar la adecuación de las normas jurídicas a los hechos humanos.
Giorgio Del Vecchio, después de habernos dicho los temas o investigaciones que la Filosofía del Derecho comprende (lógica, fenomenológica y deontológica), nos da el concepto que sigue: "es la disciplina que define el Derecho en su universalidad lógica, investiga los fundamentos y los caracteres generales de su desarrollo histórico, y lo valora según el ideal de la justicia trazado por la pura razón". Esto es, en esta definición se toman en cuenta -como tendremos ocasión de ver- tanto el método racional como el empírico; o sea, lo mismo la elucubración ”a priori" que el recuento ‛‛a posteriori", mediante el cual se selecciona el material jurídico a través de la historia para después confrontarlo con el valor de la justicia y establecer así su valoración. Por ende, si en la definición de Delgado Ocando nos movemos en la esfera del valor jurídico, aunque posteriormente utilicemos la investigación empírica, Del Vecchio nos hace penetrar, a través de un dual proceso racional y empírico, en el mundo lógico (a lo kantiano), en el mundo histórico y en el mundo moral (por medio de la justicia). Empero, ambos autores coinciden en atribuir a la Filosofía del Derecho la más alta dignidad de las ciencias, situándola en la más alta región de los valores, que únicamente puede alcanzarse mediante un proceso cognoscitivo racional e intuitivo.
De aquí que nosotros esclarezcamos la definición que dimos anteriormente, diciendo que Filosofía del Derecho es: ‛‘la ciencia suprema que se remonta al ámbito de lo universal, mediante un doble proceso cognoscitivo intuitivo y racional, que lleva a comprender el mundo de los valores jurídicos y las exigencia de la realidad social, tratando de ajustar esta última a los cánones del Derecho natural, para que de este modo predomine el bien común en todos las actividades de la sociedad humana".
(…).

(Fuente: RODRIGUEZ-ARIAS, Lino. Ciencia y Filosofía del Derecho)

viernes, 31 de octubre de 2014

ETICA

Como hombres, y mujeres, que somos, estamos dotados de una característica muy particular: LIBERTAD, expresada de muchas formas, siendo una de sus manifestaciones la de “hacer lo que queramos, cuando, como y donde queramos, sin que nadie lo impida”. Pero la Libertad del hombre también está manifiesta en sus decisiones, su capacidad de ELEGIR.

“(…), los hombres podemos inventar y elegir en parte nuestra forma de vida. Podemos optar por lo que nos parece bueno, es decir, conveniente para nosotros, frente a lo que nos parece malo e inconveniente. Y como podemos inventar y elegir, podemos equivocarnos, (…). De modo que parece prudente fijarnos bien en lo que hacemos y procurar adquirir un cierto saber vivir que nos permita acertar. A ese saber vivir, o arte de vivir si prefieres, es a lo que llaman ética.” (Autor: Fernando Savater. Libro: Etica para Amador)


Hago una invitación a la lectura de este libro “ETICA PARA AMADOR”, porque el aprender es algo que debe ser permanente en todos nosotros y es una puerta que siempre debemos tener abierta para ello.

Ética para Amador Cap. 1

ORIGEN DE LA FILOSOFIA

Al entrar al estudio de un nuevo conocimiento, se hace necesario conocer el significado y la importancia de las palabras  que componen el nombre de dicho conocimiento.
La denominación de nuestra materia es Filosofía del Derecho, es decir, FILOSOFIA y DERECHO, términos que se vinculan entre si, de una manera muy particular.
Veamos de donde viene el término “Filosofía
“Palabra que Pitágoras creó en un acto de modestia seis siglos antes de Cristo, cuando el Tirano Leonte de Fliunte le interrogó cuál era su profesión. Sus contemporáneos predicaban de si mismos con arrogancia su ciencia (sofia, en griego) y se decían sabios (sofoi) (...). Pitágoras, en cambio, contestó al Tirano Leonte –así lo narra Cicerón en su Tusculanoe- que no era sabio ni poesía la sabiduría, pero que sentía amor por ella y la buscaba. Eso significa “Filosofía”: amor a la sabiduría. (...).
Sin embargo, la humanidad existió muchos siglos sin filosofía. Los pueblos primitivos y aun la mayor parte de las civilizaciones antiguas la han ignorado. Sus primeras manifestaciones como conocimiento científico recién aparecen en el siglo VI antes de Cristo y se orientaron por un sinnúmero de falsas sendas por las que tantos filósofos y escuelas buscaron el verdadero camino hacia la verdad que, al fin, hallaron por obras del azar. Debemos al pequeño pueblo griego los primeros logros en el campo de la especulación filosófica autónoma, como suprema tarea de la razón humana. (...).
Así nació la Filosofía. Posiblemente germinó entre las preocupaciones de Tales de Mileto por descubrir las causas primeras de los seres materiales, seiscientos años antes de Cristo. Pitágoras le dio el nombre y, trescientos años más tarde, Aristóteles la colocó para siempre en órbita. Desde entonces, la humanidad ha venido percibiendo su luz, a intervalos vacilante, y aportando a  través de los siglos a esta suprema ciencia universal y absoluta diferente problemática y soluciones diversas. Los hombres que hoy desean pensar tienen ya un largo camino trazado. Quienes nos precedieron “hicieron camino al andar”. Hay buenas razones para reconocerles sus méritos y para ser generosos al apreciar los errores en que hayan podido incurrir.
El pensamiento humano no da de si en cualquier momento y en cualquier lugar cualquier cosa, sino que viene condicionado por ciertas coordenadas históricas que presionan sobre la mente en que se está destilando, Tales de Mileto, Parménides, Platón, Aristóteles, etc.,  dieron origen a la filosofía, pensando por primera vez. Así que es el suyo un pensamiento espontáneo, autóctono, libre, sin pasado en que apoyarse ni de que depender. En el siglo XVI, es diferente. Se puede decir que con Descartes comienza una segunda navegación de la filosofía. De una Filosofía que tiene detrás veinte siglos de experiencia y el auxilio de unos cuantos descubrimientos científicos, como la redondez de la tierra y su posición en el universo astronómico. Es natural, pues, que se replanteen de nuevo los principales problemas de la Filosofía ahora con más precaución y reservas.
Por de pronto, ya tenemos un sentido inicial de la palabra Filosofía: por estructura semántica (“philos”-amigo- y “sophia” –sabiduría-), significa “amigo de la sabiduría”. Se refiere a las personas y no a la sabiduría misma; a las personas que desean sobrepasar el nivel de los conocimientos ingenuos o empíricos y alcanzar el del saber racional o reflexivo.
(...). Después pasó a significar la sabiduría misma. Platón inició su filosofía con este binomio: opinión (doxa) y ciencia (episteme), que corresponde a la más reciente distinción entre el saber ingenuo y el científico. De manera que la palabra filosofía ya no va a significar, después de Platón, cualquier saber, sino que adquiere el nuevo perfil de saber reflexivo, racional, adquirido a través de un método, que para él era la Dialéctica.
(...) La Filosofía es amor según su viejo sentido etimológico. Amor a la sabiduría. Búsqueda palpitante de la verdad profunda. Curvatura del entendimiento en un interrogante insaciable. Y el filósofo es el más humilde de los hombres. El que sabe que no sabe nada. Hasta los hay que no escribieron libros: Sócrates no escribió ninguno. Sólo pensó y enseñó.”

Autor: Lorenzo Fernández Gómez. Libro: BASES FILOSOFICAS PARA EL ESTUDIO DEL DERECHO.



sábado, 18 de octubre de 2014

CONTENIDO 1ER CORTE

De acuerdo al Programa de la materia, el contenido que deberíamos cubrir en este primer lapso es el siguiente:

UNIDAD Nº 1 INTRODUCCIÓN A LA ASIGNATURA

Contenido Programático
Origen Histórico de la Filosofía.
Conceptualización de la Filosofía y Filosofía del Derecho.
Aparición del término Filosofía del Derecho
Sentido y Función de la Filosofía del Derecho.

UNIDAD Nº 2 LA FILOSOFIA DEL DERECHO ACTUAL

Contenido Programático
Jusnaturalismo y positivismo jurídico, conceptos. Diferentes Posiciones.
El pensamiento de Kelsen.
La Crisis del Racionalismo Jurídico.
Crisis de la Modernidad.
Dimensión Material y Normativa del Derecho

EVALUACIONES 1ER CORTE

OJO::::OJO::::: 1ra EVALUACION EN 2DA SEMANA DE DICIEMBRE :::OJO::::OJO
En el siguiente cuadro, el cual se explica por si solo, están pautadas las fechas estimadas en las cuales debemos estar realizando las evaluaciones correspondientes al primer corte, cada sección en su respectivo día de clase, si no se nos presentan inconvenientes que nos obliguen a modificar dichas fechas. 
La semana 26 al 30 de enero de 2015 culmina el 1er Corte de este período académico con la entrega de notas a la Oficina respectiva.